Scroll to top

Las 10 maravillas de los territorios de la Torta del Casar


Marta Alvarado - 25th febrero 2022 - 0 comments

La Torta del Casar se produce en una zona de Extremadura rica en historia, cultura y con una naturaleza llena de matices. Desde la Sierra de San Pedro hasta la Sierra de Montánchez, entre berrocales y llanos pastan las ovejas que nos proporcionan la leche para elaborar nuestros quesos.

Os dibujamos un recorrido por los enclaves naturales y patrimoniales más espectaculares de este territorio. Sus diez maravillas:

1.- Monumento Natural de Los Barruecos: Malpartida de Cáceres alberga un increíble paisaje onírico.  Sus grandes rocas y las numerosas charcas que lo salpican forman islas que son verdaderos oasis para la fauna y flora de la zona.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Al Aitz (@al_aitzz)

Los Barruecos fueron declarados Monumento Natural por su espectacular paisaje. Situado en plena penillanura de Cáceres, se caracteriza por un relieve aplanado, sin casi árboles, y dominado por los grandes bolos graníticos asentados a la orilla de las charcas.

2.- El Museo Vostell Malpartida: el artista alemán Wolf Vostell (Leverkusen 1932- Berlín, 1998) visitó Los Barruecos y le gustó tanto lo que vio que fundó este museo que se ha convertido en un referente internacional del movimiento Fluxus. El museo, situado en un antiguo lavadero de lanas dispone de tres magníficas colecciones: la Colección Wolf y Mercedes Vostell, Colección Fluxus-Donación Gino Di Maggio y Colección de Artistas Conceptuales.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Museo Vostell Malpartida (@museovostell)

3. Casa de los Pinotes: a tres kilómetros de Casar de Cáceres, junto al pantano del Cordel, se encuentra El Centro de Interpretación de la Cañada Real Soriana Occidental y la cultura pastoril ‘Casa Pinotes’. Una antigua casa de labor junto al pantano que surte agua a la población y el camino pecuario que da testimonio de la trashumancia y la cultura pastoril de la comarca. Además, dispone de un observatorio ornitológico perfectamente equipado para disfrutar y conocer las aves del entorno.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Fco Javier García Robles (@fjgrobles)

4. Basílica de Santa Lucía del Trampal: en el pueblo de Alcuescar, al lado del manantial del Trampal y a los pies de la Sierra de la Centinela, encontrarás uno de los mejores ejemplos de arquitectura hispano-visigoda de toda la península. Tanto es así que el templo cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de EXTREMADURA (@discover_extremadura)

Es un edificio único por sus peculiares rasgos arquitectónicos y por ser uno de los pocos edificios de la España visigoda que se conservan en la mitad sur de la Península. En su construcción se emplearon materiales procedentes de edificios de época romana y prerromana, por lo que el edificio, rodeado por una exuberante vegetación, constituyen un verdadero tesoro histórico y natural. 

5. Retablo de Luis de Morales: Además de su espectacular dehesa, sus encantadores calles y sus ricos dulces, Arroyo de la Luz alberga otro tesoro: el retablo de Luis de Morales, el Divino, en su iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Álvaro Rodríguez González (@alvarorguezglez)

Consta de 20 cuadros en tablas realizados por ‘El Divino Morales’ entre 1560-1563, periodo durante el cual el artista fijó su residencia y taller en Arroyo de la Luz, habilitándosele para tal fin la antigua ermita de San Bartolomé y San Blas. Considerada su obra cumbre, es la mayor colección de obras del autor conservadas en el mismo sitio en el que fueron creadas, y se ha convertido en una de las joyas del arte renacentista extremeño

6. Monasterio ‘El Palancar’: En el municipio cacereño de Pedroso de Acím se encuentra esta joya de la sencillez, con vistas a la Sierra de Cañaveral y a los Valles del Jerte y del Alagón, y considerado como el monasterio más pequeño del mundo.

Discípulo de las enseñanzas de Francisco de Asís, la austeridad caracterizó a Fray Pedro de Alcántara, que fundó el convento en 1557. El edificio llama la atención por su simplicidad, pues apenas lo componían unas celdas, una decoración de mosaicos y un claustro de madera cuyo crucero abarcan dos personas dándose la mano. El Palancar es uno de esos bellos y singulares lugares que bien valen para descansar los sentidos y ventilar el alma.

7. Castillo de Montánchez. La seña de identidad de esta localidad serrana, cuna de uno de los mejores jamones de España, es, sin duda, su imponente y majestuosos castillo. Los orígenes de esta fortaleza se remontan al siglo XI. Desde sus almenas podrás divisar todos los territorios de la Torta del Casar, y cómo las sierras y las dehesas se van fundiendo con los llanos de Cáceres. En las faldas encontrarás, además, un precioso cementerio, que ostenta el título del camposanto más bonito de España por la Revista “Adiós”.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @campoycaminos

8. La Encina Terrona: en medio de dehesas se erige imponente uno de los árboles con más historia de la comarca Montánchez-Tamuja: la Encina Terrona.  Se trata de un ejemplar de «quercus rotundifolia», considerada la más grande y antigua del mundo.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Adictos a Extremadura (@addicted_to_extremadura)

De hecho, ahora mismo, sus 16,40 metros de alto y su impresionante copa con un diámetro de 26 metros, se sujeta gracias a bastones que impiden que se venga abajo. Una autentica maravilla natural con más de 800 años de antigüedad a la que puedes acceder desde el municipio de Zarza de Montánchez, tras un paseo de poco más de 2 km.

9. Plaza mayor de Garrovillas: Garrovillas de Alconétar presume de tener una de las plazas mayores más bellas de España y con razón, pues nos encontramos ante uno de los mejores ejemplos de arquitectura popular de la baja Edad Media. Este espacio de casi 4.000 metros cuadrados ostenta el título de Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional, siendo una de las doce plazas más grandes de España.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Lorena (@lorenadm78)

Su trazado es rectangular y está fechado entre los siglos XV y XVI, realizado a base de casas porticadas, casi todas de dos plantas, con soportales de granito y arquerías de ladrillo. El viajero puede admirar los 65 arcos de columnas, torcidas en algunas partes como consecuencia del terremoto de Lisboa de 1755.  Además, las casas más antiguas tienen influencia gótica y árabe. Igualmente, hay que visitar el Ayuntamiento y el Palacio de los Condes de Alba de Aliste, del siglo XV y, por supuesto, el magnífico Corral de Comedias del Siglo de Oro.10. Brozas: Pasear por las calles de Brozas es pasear por la historia de la humanidad. Su esplendor está ligado a su papel como Encomienda Mayor de la Orden de Alcántara. Sus calles albergan edificios religiosos como la Iglesia de Santa María La Mayor de la Asunción (s. XVI), declarada Bien de Interés Cultural; la iglesia de los Santos Mártires (del siglo XV), el Convento de las Comendadoras (s. XVI) o el Convento de Nuestra Señora de la Luz (s. XVI) así como casas señoriales con escudos, rejas y balcones renacentistas de la casa palacio de los Argüello-Carvajal, la de los Flores, lugar de nacimiento de Nicolás de Ovando (s. XV) y la casa del famoso humanista El

Comparte esto:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies